Seleccionar página

La otitis es una inflamación del oído provocada, generalmente, por una infección. Es más frecuente en niños de hasta 10 años, y los casos se multiplican en verano como consecuencia de los baños en la playa o la piscina. Hoy en nuestro blog queremos daros las pautas para evitar la otitis este verano.

Alguno de los síntomas más habituales son el dolor de oídos, la fiebre y, en casos más graves, la supuración. Pero, ¿qué podemos hacer para evitarlo?

  • Recuerda, el oído limpio: una buena higiene del oído es imprescindible para evitar tener otitis. Es importante mantener el canal auditivo limpio y sin cera. Sin embargo, evita el uso de bastoncillos, ya que pueden dañar el interior del conducto auditivo, y opta por un spray diseñado para ese uso.
  • Al salir del agua… limpia el exceso de agua con una toalla. Si notas que todavía queda agua en el interior y no eres capaz de retirarla con la toalla, puedes usar un secador de pelo. Eso sí, ponlo a una temperatura no muy alta y a una distancia adecuada para evitar quemar la oreja
  • No a los chapuzones: a todos los niños les gusta saltar al agua de bomba, de cabeza, de rana… Sin embargo, esto puede provocar que entre más agua de la debida en el oído.
  • Evita el buceo: al igual que las zambullidas al agua, cuando bucean o están mucho rato bajo el agua aumenta la presión y entra más agua en el canal auditivo, lo que facilita la aparición de otitis.
  • Controla los lugares de baño: generalmente las playas y las piscinas cuidan la calidad del agua y no debemos preocuparnos, pero hay ocasiones en las que vamos a pantanos o lagos en las que no conocemos la calidad del agua. En estos casos es preferible evitar sumergir la cabeza.

Esperamos que nuestros consejos os sirvan y este año no tengáis que pasar por el pediatra para que os de el mejor tratamiento para acabar con la otitis. Generalmente éste suele ser una mezcla entre antibiótico y antiinflamatorio para eliminar el dolor.

Y tu, ¿tienes algún consejo más que debamos saber para evitar la otitis?